Frutas

Granada

La granada es una fruta tan intensa, vivaz y atractiva, que la considero un ingrediente muy sensual. Tiene una cáscara gruesa entre rosa y roja que parece impenetrable, pero una vez que la partes, encontrarás un tesoro adentro: abundantes semillas de color rojo rubí que parecen piedras preciosas, jugosas y crujientes a la vez.

Limones

Es difícil pensar en México y no pensar en limones al mismo tiempo. Son abundantes y se sirven con todo, como botanas, frutas, tacos y hasta con carne. Aunque sea difícil de creer, los limones no se originaron en México, sino fueron traídos por los europeos desde la región Indo-Malaya. La fruta ha sido acogida e incorporada completamente por la comida mexicana, y ahora es un ingrediente indispensable.

Tamarindo

El tamarindo, también llamado dátil indio, es la vaina de un árbol tropical que probablemente es originario de Asia y el Norte de África. Llegó a México en el s. XVI en los galeones que venían de Asia, administrados por los españoles y que llegaban a las hermosas playas de Acapulco ahora mucho más turísticas.

Naranja Agria

La naranja agria es un cítrico que tiene un sabor amargo y muy ácido que funciona muy bien para marinadas y para ablandar carnes y mariscos. Tiene una apariencia peculiar también. No es muy bonita, sino más bien pequeña, con una cáscara pálida, sin brillo y áspera que parece manchada de arena o polvo. Pero una vez que la partes a la mitad, encontraras la pulpa jugosa, brillosa, con color naranja fuerte y un sabor maravilloso.

Plátano Macho

Ya es fácil encontrar plátanos machos en los Estados Unidos. Parecen plátanos normales, aunque son más gruesos, largos y grandes. Yo creo que se llaman así en México precisamente porque se ven más robustos. Pero, aunque son de la misma familia, los plátanos machos son totalmente diferentes. Tienen más almidón, son más carnosos, firmes y con un sabor más suave que los plátanos normales. Su cáscara es más gruesa y más bien se usan como verduras en el mundo culinario ya que solo se comen cocidos.

Aguacates

La cremosidad y textura suave y tranquila de los aguacates mexicanos son la contraparte perfecta para la comida mexicana, con sabores y especias complejos y a veces picantes. Mis aguacates favoritos son de la variedad Hass, y por alguna extraña razón que es difícil de entender, mis favoritos son los mexicanos. Son más grandes, carnosos, cremosos y más elegantes que los otros.