Granos y Frijoles

Cacahuates

“Me importa un cacahuate” o “me vale un cacahuate” es una frase muy popular en México. Se usa cuando algo no te importa mucho o no te interesa. La frase se puede referir al tamaño diminuto del cacahuate; sin embargo, es irónico lo importantes que son para los mexicanos. Se han usado para cocinar desde tiempos prehispánicos.

Pepitas de calabaza

Yo solía llenar mis maletas de bolsas de pepitas cada vez que iba a México. Me encantan porque tienen un sabor suave, como a nuez y casi dulce. Son un poco chiclosas y nutritivas, y se usan mucho en la cocina mexicana. Son semillas muy nutritivas, llenas de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Semillas de Chía

Las semillas de chía tienen un color metálico oscuro y piel moteada. Son crujientes. Una vez que las rehidratas con agua para preparar agua fresca de limón con chía, se convierten en una sustancia gelatinosa. Su nombre viene del Náhuatl chian, que significa aceitoso.

Frijoles Negros

Los frijoles son parte de la mayoría de las comidas mexicanas, y el frijol negro es el que más se usa más en los estados sureños y en Veracruz. En el Norte del País se usan más los pintos, de color más claro y en el Centro se consumen ambos y los peruanos.

Habas

Las habas existen desde hace muchísimo tiempo. Los egipcios las apreciaban tanto que las enterraban con los muertos en sus tumbas. Son nativas de África y el Sudeste Asiático, aunque hoy se cultivan en todo el mundo. Gracias a los españoles, en México se disfrutan de muchas formas desde el siglo XVI.

Frijoles Pintos

Este es mi frijol favorito, con un color claro y textura más suave que los frijoles negros, y es el más popular en los Estados del Norte. En Sinaloa se cocinan con cebolla, ajo, jitomate y chile serrano, los ingredientes básicos para muchos platillos mexicanos.