Bebidas

Horchata Para Todos

Por más que intentábamos, no podíamos mantenernos secos. Un paso fuera del avión y parecía que habíamos entrado directo al realismo mágico de Gabriel García Márquez. En el pueblo húmedo, caliente y tropical, cada paso se alentaba en una bruma permanente, que humedecía mi ropa.