Postres

Campechanas

Necesitas cuatro ingredientes que seguramente ya tienes en la alacena para hacer uno de los panes mexicanos más ricos: las campechanas. No todas las panaderías en México las hacen, y no todas las que hacen las hacen saben cómo. Para mi, las campechanas que venden en la calle son las mejores.

Pay de Limón

El pay en Estados Unidos es comida reconfortante, en México, sabe a otra cosa. Es un pedazo del sueño americano, de la vida ideal en los Estados Unidos igual que las malteadas, una película de Hollywood y un par de jeans Levi´s. En la década de los 80´s, cuando tenía la misma edad que Sami ahorita, mis amigos y yo íbamos por una rebanada de pay luego de ver la más reciente película de Hollywood, que no era tan seguido.

Pan Francés de Yucatán o Caballeros Pobres

Hace 15 años que nos mudamos de la Ciudad de México a Texas. He aprovechado cada oportunidad desde entonces para regresar, aunque sea de visita. Siempre aprendo o descubro algo nuevo, y siempre hay un platillo que me impacta de tal forma que no puedo esperar a prepararlo para mis hijos en casa. Si me lo piden una y otra vez, se convierte en un clásico que espero recuerden siempre. Eso pasó con los Caballeros Pobres de Yucatán…

Gelatina de tres leches con fresas

Rojo, verde, naranja, azul… todos los colores que se te ocurran. Vainilla, cajeta, Jamaica, chocolate, café, frutas, nueces… cualquier sabor que se te antoje. Tersa o espesa, cremosa o espumosa, ligera… la textura que quieras, y ni siquiera hemos llegado a las formas. ¿A tu hijo le gusta Spiderman, a tu mamá las flores y a ti un diseño más sencillo?

Cajeta: hecha en casa

Cada viaje de vacaciones que he hecho a México durante los últimos años, lo he convertido también en un viaje de trabajo. En cuanto llego al país, agendo entrevistas, planeo tours de investigación, hago búsquedas en bibliotecas, organizo aventuras de cocina…todo esto mientras lo publico en Twitter e Instagram. También en Facebook, en Pinterest y en mi blog. Mi apetito se expande para tratar de asimilar todo lo que mis ojos ven y mi mente acumula y compartirlo. El propósito de relajarme y desconectarme no dura mucho tiempo.

Tortitas de Santa Clara

¿Sabes qué pasa cuando te comes una galleta de Santa Clara? Primero muerdes una capa suave, con textura granulosa que se parece al mazapán. Luego viene la capa de galleta crujiente. Es un contraste muy rico y tienes que seguir comiendo galletas para entenderlo bien. ¿Ves? Otra dulce creación de las monjas del Convento de Santa Clara en Puebla, cuya receta ha pasado de generación en generación.

Pan de Muerto Hecho en Casa

Ni muerta me quedo sin pan de muerto el Día de Muertos. Es una de las celebraciones más significativas, coloridas y deliciosas acompañados por este pan. Puede sonar raro comer plan esponjoso con azúcar en forma de huesos, pero también comemos calaveritas dulces, lo que muestra lo importante que es la comida para nosotros, y como la mezclamos con nuestro sentido del humor sarcástico, generosidad y gusto por la vida.

Buñuelos: Valen la Pena

Cuando tenía unos 10 años, a mis papás les dio por viajar sin nosotros durante las vacaciones de diciembre. No sé por qué pensaron que sería una buena idea, fue espantosa. Lo bueno era que nuestra nana Sari, a quien llamábamos Nana Tochito y venía de Oaxaca, preparaba toda una comida navideña para consentirnos y celebrar la Navidad, aunque no tuviéramos un árbol como nuestros amigos. Gracias a mi Nana, nos valía un cacahuate. Intercambiábamos regalos y comíamos gelt, pavo, ponche y nuestros favoritos, los buñuelos.

Capirotada

Rebanadas de pan tostadas con mantequilla, nueces y frutas secas, bañadas en jarabe de piloncillo y encima queso desmoronado y horneadas perfectamente. Saben a una mezcla de pan francés y budín de pan, crujientes por fuera y suaves por dentro. Esta es la versión más conocida de la capirotada en México, de la cual soy una fanática.

Polvorones

Nunca había oído hablar de las galletas mexicanas de boda. No hubo en mi boda y nunca las he visto en ninguna boda a la que ido. La primera vez que oí ese nombre fue cuando nos mudamos a D.C. Desde entonces, me preguntan mucho por ellas. Una vez que empecé con mi blog, recibí varios emails muy lindos, pidiéndome la receta.