Habas

Blog

Habas

Las habas existen desde hace muchísimo tiempo. Los egipcios las apreciaban tanto que las enterraban con los muertos en sus tumbas. Son nativas de África y el Sudeste Asiático, aunque hoy se cultivan en todo el mundo. Gracias a los españoles, en México se disfrutan de muchas formas desde el siglo XVI.

Tienen muchos nutrientes y vitaminas, y un sabor intenso. En el Centro del país, se encuentran frescas en los mercados durante la primavera. Hay habas de muchos tamaños y colores. Cuando están frescas, tienen cáscara y una piel dura abajo; ambas se tienen que quitar antes de comer, lo que puede ser laborioso. Se comen en sopas, guisados y ensaladas.

También se venden secas durante todo el año. Hay dos tipos y se usan para preparar varios platillos todo el año también.
Las puedes encontrar sin cáscara, pero no peladas. Las tienes que remojar antes de cocinarlas, luego hervirlas durante horas hasta que estén suaves. Se ven lindas, pero requieren mucho trabajo.

Habas 1

Por eso es mejor comprarlas como se muestran abajo, sin cáscara y ya peladas. Así solo necesitas hervirlas hasta que estén suaves, para usarlas como base de sopas, guisados y hasta ensaladas. También sirven para hacer una pasta que se usa en muchos antojitos mexicanos como gorditas y tlacoyos.

Otra forma muy popular de comerlas es tostarlas o freírlas y luego cubrirlas con chile en polvo, jugo de limón y sal. Así se llaman habas tostadas, una botana muy socorrida cuando vas al cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.