Queso fundido con Rajas y Chorizo

Blog

Queso fundido con Rajas y Chorizo

Es increíble, pero en cuanto lo pongas en la mesa desaparecerá, sobre todo si yo estoy ahí.

El queso fundido es la definición de antojo por excelencia, y para nosotros los mexicanos es un antojo que se puede comer a cualquier hora del día, ya sea como botana o hasta como plato principal si se prepara en cantidad suficiente. No conozco a un solo mexicano que no empiece a salivar en cuanto piensa en el queso fundido.

Ojo, el queso fundido no es un dip de queso, y menos una salsa de queso. Al contrario, es queso de verdad, mucho queso de verdad. Pones una variedad de ricos quesos que se derritan bien en un refractario o en una cazuela tradicional de barro y la pones al fuego — en la estufa, en el horno o sobre el asador, y esperas no sólo a que el queso se derrita, sino a que burbujee y se haga una costra alrededor del recipiente.

Pero la cosa no acaba ahí, porque puedes agregarle otros ingredientes al queso fundido. Los más populares en los restaurantes de la Ciudad de México, donde yo crecí, son las rajas de poblano, el chorizo y los champiñones. Los sirven por separado, así que puedes hacer la combinación que más te guste, o ponerle un solo ingrediente. Cada restaurante tiene sus variantes; por ejemplo, pueden servir rajas poblanas con cebolla caramelizada, una mezcla de diferentes chorizos o champiñones silvestres con epazote y chile seco, entre muchas otras combinaciones más.

Cuando hago queso fundido en la casa, me gusta hacer una combinación de mis ingredientes favoritos. Nadie me puede parar y nadie debe pararte a ti, crea la mezcla que más se te antoje. La mía incluye cebollas caramelizadas con rajas de poblano, un poco de jitomate picado y sin semillas para darle un toque jugoso y muchos trozos de chorizo bien dorado.

A la mayoría de los que conozco les gusta comerse el queso fundido con tortillas de harina, pero puedes hacerlo con tortillas de maíz si te gustan más. Si tienes guacamole y salsas, ponlas en la mesa para que tus invitados tengan más opciones.

Si vas a invitar a tu familia y amigos a la casa en esta temporada, el queso fundido es una excelente entrada que va a satisfacer a todos. Ten listo tu Tequila Gran Centenario Añejo para brindar, ya que acompaña muy bien al queso fundido. Me gusta servirlo derecho en las rocas por su sabor suave.

Ya que tengas todo listo en la mesa, prepárate un taco de queso fundido en cuanto puedas, ya que te garantizo que desaparecerá.

Queso Fundido con Rajas y Chorizo

Queso Fundido con Rajas y Chorizo
Print Recipe
4 a 6 porciones Poblano Rajas and Chorizo Queso Fundido
Ingredientes
  • 1 cucharada de aceite, más el necesario para engrasar el refractario
  • 150 g de chorizo mexicano sin piel y picado
  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 1/4 de cebolla blanca (1 taza) partida a la mitad y picada
  • 1 chile poblano rostizado, sudado, pelado y cortado en rajas
  • 1 jitomate maduro sin corazón ni semillas, picado
  • 1/4 de cucharadita de sal o al gusto
  • 500 g (4 tazas) de una mezcla de quesos mexicanos como asadero, quesadilla y Oaxaca (o mozzarella, Muenster y Monterey Jack)
  • 8 a 10 Tortillas de harina o de maíz
  • 1 aguacate maduro rebanado
  • Salsa de tu agrado opcional
  • Puedes maridarlo con Tequila Gran Centenario Añejo solo o en las rocas
Preparación
  • En un sartén mediano, calienta el aceite a fuego medio-alto. Cuando esté caliente, agrega el chorizo y cocínalo de 4 a 5 minutos, desmenuzándolo con un par de espátulas o cucharas de madera hasta que esté dorado. Retira el chorizo del fuego y pásalo a un recipiente.
  • Pon la rejilla en la parte superior del horno y precaliéntalo a 230 C.
  • Regresa el sartén a la estufa a fuego medio, añade la mantequilla y cuando se derrita, agrega las cebollas. Acitrónalas, revolviendo ocasionalmente y raspando el fondo del sartén, de 6 a 7 minutos, hasta que se empiecen a dorar las orillas. Añade las rajas de poblano, el jitomate y la sal y cocina de 3 a 4 minutos más. Retira del fuego y pasa la mezcla a un recipiente.
  • Pon el queso rallado en un refractario hondo y engrasado. Hornea el queso de 12 a 15 minutos, o hasta que esté completamente derretido. Retira del horno. Pon encima el chorizo y la mezcla de rajas. Regresa el refractario al horno de 10 a 12 minutos más, hasta que el queso esté casi líquido y dorado en las orillas y en algunas partes de la superficie.
  • Mientras, precalienta un comal o sartén grande a fuego medio-bajo. Calienta las tortillas sin encimarlas hasta que estén calientes, esponjadas y ligeramente doradas. Ponlas en un tortillero o en una toalla de cocina limpia.
  • Saca el queso del horno y ponlo en la mesa junto con las tortillas calientes, las rebanadas de aguacate y la salsa que te guste. Que cada uno de tus invitados arme sus tacos al gusto.
Ingredientes
  • 1 cucharada de aceite, más el necesario para engrasar el refractario
  • 150 g de chorizo mexicano sin piel y picado
  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 1/4 de cebolla blanca (1 taza) partida a la mitad y picada
  • 1 chile poblano rostizado, sudado, pelado y cortado en rajas
  • 1 jitomate maduro sin corazón ni semillas, picado
  • 1/4 de cucharadita de sal o al gusto
  • 500 g (4 tazas) de una mezcla de quesos mexicanos como asadero, quesadilla y Oaxaca (o mozzarella, Muenster y Monterey Jack)
  • 8 a 10 Tortillas de harina o de maíz
  • 1 aguacate maduro rebanado
  • Salsa de tu agrado opcional
  • Puedes maridarlo con Tequila Gran Centenario Añejo solo o en las rocas
Preparación
  • En un sartén mediano, calienta el aceite a fuego medio-alto. Cuando esté caliente, agrega el chorizo y cocínalo de 4 a 5 minutos, desmenuzándolo con un par de espátulas o cucharas de madera hasta que esté dorado. Retira el chorizo del fuego y pásalo a un recipiente.
  • Pon la rejilla en la parte superior del horno y precaliéntalo a 230 C.
  • Regresa el sartén a la estufa a fuego medio, añade la mantequilla y cuando se derrita, agrega las cebollas. Acitrónalas, revolviendo ocasionalmente y raspando el fondo del sartén, de 6 a 7 minutos, hasta que se empiecen a dorar las orillas. Añade las rajas de poblano, el jitomate y la sal y cocina de 3 a 4 minutos más. Retira del fuego y pasa la mezcla a un recipiente.
  • Pon el queso rallado en un refractario hondo y engrasado. Hornea el queso de 12 a 15 minutos, o hasta que esté completamente derretido. Retira del horno. Pon encima el chorizo y la mezcla de rajas. Regresa el refractario al horno de 10 a 12 minutos más, hasta que el queso esté casi líquido y dorado en las orillas y en algunas partes de la superficie.
  • Mientras, precalienta un comal o sartén grande a fuego medio-bajo. Calienta las tortillas sin encimarlas hasta que estén calientes, esponjadas y ligeramente doradas. Ponlas en un tortillero o en una toalla de cocina limpia.
  • Saca el queso del horno y ponlo en la mesa junto con las tortillas calientes, las rebanadas de aguacate y la salsa que te guste. Que cada uno de tus invitados arme sus tacos al gusto.

4 comments on “Queso fundido con Rajas y Chorizo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Gracias Pati por tus recetas están deliciosas me encanto esta del queso fundido con chorizo y yo le puse chile habanero ya k me gusta picante y estubo delicioso así k gracias y Felices Fiestas

  2. Mil gracias Paty, en efecto queso fundido es por excelencia un manjar para los mexicanos. Muchas gracias x tu receta y un feliz año para ti y tu hermosa familia. Bendiciones,
    Malu Ticknor