Tomates Verdes

Blog

Tomates Verdes

Aunque se encuentran fácilmente en los Estados Unidos, no creo que mucha gente use los tomates verdes frescos para cocinar. No sé si sea porque no los conocen ni saben cómo cocinarlos, o porque no lucen muy atractivos a primera vista, pero definitivamente vale la pena darles una oportunidad.

Son parte de la familia de los tomates, pero son más firmes y menos jugosos que los jitomates. Son verdes y cubiertos con una cáscara delgada, a la que se les pega el polvo. A veces se rompen o se pegan al tomate, debido a que su piel es un poco pegajosa y cerosa. Tienen también un aroma un tanto húmedo, debido a la humedad que se queda entre la piel y la cáscara mientras los transladan a las tiendas.

A pesar de todo esto, no se dejen llevar por su apariencia. Ya en casa, quítales la cáscara y enjuágalos para que puedas ver que son hermosos. Tienen una forma sensual y un color verde fuerte y brillante. Les parecerán aún más bellos una vez que los prueben y vean todo lo que pueden hacer con ellos.
Son uno de los ingredientes más originales en la cocina mexicana. Tienen un poco de acidez, que funciona muy bien tanto con ingredientes picantes como dulces.

Para escogerlos bien, hay que tocarlos para poder confirmar que estén firmes, con un color verde brillante y que no estén aguados, arrugados o descoloridos, lo que quiere decir que están viejos y amargos. Puedes ver que están frescos si la cáscara parece de papel, sin importar si se pega o no al tomate. Toma uno y ve dentro de la cáscara para saber qué te llevas a la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.