canelapiloncillogalletas

Cochinitos: galletas de piloncillo y canela

Estas galletas realmente deberían llamarse puerquitos voladores, ya que vuelan cuando las preparo. A veces hasta es difícil hornearlas, porque a mis hijos les encanta comerse la masa, pegajosa y dulce.

Chochinitos 1

Claro que lo vi.

Chochinitos 2

Se esconden para comerse la masa y luego no quieren esperar a que se endurezca en el refrigerador para poder extenderla y hacer figuras divertidas con ellas.

A veces las galletas terminan con forma de leones o dragones.

Me gusta mucho hacerlas porque le encantan a mi hijo de en medio, el más remilgoso para comer. Disfruta de todos los pasos para hacerlas, excepto esperar a que la masa esté lista.

Chochinitos 3
Las unta con un huevo ligeramente batido y lo toma muy en serio.

Chochinitos 4
Cielos. Hay algunos dinosaurios ahí entre los puerquitos.

Chochinitos 5

Le encanta ponerles azúcar glass encima, sobretodo después de que le digo que ya fue suficiente. Lo más importante es que le encanta comérselas y me hace feliz porque están llenas de cosas saludables.

Los cochinitos son engañosos. Su textura es suave y casi como pan, pero no te das cuenta hasta que los muerdes. Tienen sabor a pueblo pequeño porque su principal ingrediente es el piloncillo. Si no lo encuentras, puedes usar azúcar moreno o mascabado, funciona igual de bien.

Chochinitos 6

Ahí está mi cochinito mayor, listo para agarrar una aunque no se hayan enfriado todavía.

Nota: estas galletas son perfectas con una taza de café o té. Mantenlas tapadas para que no se pongan duras.

Cochinitos: galletas de piloncillo y canela

La Receta Rinde

30 galletas

Cooking time

Califica esta receta

2 from 1 vote

Ingredientes

  • 340 g de piloncillo cortado o rallado o 1 3/4 de taza de azúcar morena
  • 3/4 de taza de agua
  • 1 cm ramita de canela de 8de largo
  • 2 barras o 1 taza de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de miel
  • 4 1/4 tazas de harina de trigo puede que necesites un poco más
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 huevos a temperatura ambiente ligeramente batidos
  • Mantequilla para engrasar una charola para hornear
  • 2 a 3 cucharadas de harina aprox. para extender la masa
  • 1 huevo ligeramente batido para el glaceado
  • Azúcar glass para espolvorear opcional

Para preparar

  • En una olla, mezcla el piloncillo o azúcar morena con el agua y la canela. Calienta a fuego medio, y una vez que suelte el hervor, baja el fuego para mantenerlo así durante 15 minutos, hasta que tenga la consistencia de un jarabe ligero. Retira del fuego y quita la ramita de canela. Tendrás como 1 1/4 tazas de jarabe de piloncillo. Añade la mantequilla y la miel y revuelve hasta que se disuelva todo.
  • En un recipiente, mezcla la harina, el polvo para hornear, el bicarbonato y la sal. Haz un hoyo en el centro y vierte ahí el jarabe del piloncillo. Mezcla todo con una espátula hasta incorporar bien. Añade los huevos a la masa, que estará bien pegajosa, y así debe estar, no te preocupes.
  • Pon plástico transparente en el fondo de un recipiente de tal forma que sobresalga de los bordes. Con una espátula, coloca ahí la masa y envuélvela con el plástico. Refrigera la masa desde 2 horas hasta un par de días.
  • Cuando vayas a hacer las galletas, precalienta el horno a 190 C. Engrasa un par de charolas para hornear.
  • Enharina el rodillo y la superficie limpia donde vas a extender la masa, que estará más firme después de refrigerarla. Extiéndela hasta que tenga un espesor de unos .60 cm. Usa un molde para galletas de cochinito para hacer las galletas (puedes usar el molde que quieras, pero ya no serán cochinitos =)
  • Pon los cochinitos en las charolas, acomodándolos un poco por si pierden la forma. Unta las galletas con el huevo ligeramente batido. Haz una bola con la masa que sobró, envuélvela en plástico y métela al congelador al menos 10 minutos antes de volver a usarla, sino estará demasiado suave y pegajosa y continúa haciendo galletas hasta que se acabe la masa.
  • Hornea las galletas de 7 a 9 minutos. Retira del horno y deja enfriar. Puedes espolvorearlas con azúcar glass. Mantenlas tapadas para que se conserven suaves.
  • A mis hijos les encantan estas galletas con un vaso de leche bien fría. A mí me gustan con una buena taza de café.

Comentarios

0comentarios enCochinitos: galletas de piloncillo y canela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.