Pan de Arena

Blog

Pan de Arena

Hay cosas que me gustan tanto, que me obsesionan, como las palabras.

Me impacta su belleza, su sonido, su pronunciación y el poder que pueda tener. Las palabras pueden tener muchos significados, dependiendo a quién van dirigidas, y cómo y qué otras palabras la acompañan.

Una vez comencé una lista de mi palabras favoritas, pero se hizo larguísima y la dejé. Hay palabras que había olvidado y que reencontré y unas que nunca había escuchado. Tengo el hábito de interrumpir a la gente cuando habla para preguntarles sobre una palabra que acaban de decir, ¿de dónde viene, qué significa y de qué otra forma la puedo usar? Cuando encuentro una palabra que me gusta, casi siempre me enamoro de ella para siempre.

Tal vez se deba a que hablaba español antes de mudarme a los Estados Unidos. Aquí, empecé a notar la belleza de las palabras que extrañaba y que no tenían sustituto en inglés. Una vez que me acostumbré a a hablar en inglés, comencé a encontrar palabras extraordinarias que no tenían sustituto en español, algo que nunca me pasó cuando vivía en México.

Esta receta tiene dos palabras que me encantan: pan y arena, es un juego de palabras, porque ni es pan, ni tiene arena.

Más bien parece un panqué con la textura perfecta de una pastelería profesional. No es ni muy húmedo ni muy seco, tal vez por eso digan que es de arena. Tiene el sabor perfecto, lo suficientemente dulce con sabor a mantequilla y un toque de limón, pero no es de limón.

El pan de arena viene del Estado de Chiapas, donde lo encuentras por doquier. A veces lo venden en porciones individuales, pero lo más común es cortarlo en rebanadas y venderte una. Lo llaman también bizcocho chiapaneco.

Se puede comer solo o con helado, mermeladas o crema batida y queda muy bien para el lunch de los niños.

Me gustan su sabor, su textura y su nombre, aunque no pude averiguar quién le puso así.

Pan de Arena

Pati Jinich
Author:Pati Jinich
Sand Pound Cake

Ingredientes

  • 3 1/2 tazas de harina más la necesaria para espolvorear en el molde
  • 2 cucharaditas de polvo para hornear
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • Pizca de sal
  • 2 1/2 tazas de mantequilla sin sal a temperatura ambiente, más la necesaria para engrasar el molde
  • 1 1/2 tazas dede azúcar
  • 6 huevos grandes
  • La ralladura de 1 limón grande
  • 1/4 de taza de jugo de limón fresco
  • 1/4 de taza de leche de vaca entera

Preparación

  • Precalienta el horno a 180 C. Engrasa un refractario de 23x33 cm y luego espolvoréalo con harina, sacudiendo el exceso.
  • En un recipiente grande, mezcla la harina, el polvo para hornear, el bicarbonato y la sal.
  • Bate la mantequilla con una batidora con aditamento de pala a velocidad media durante 2 o 3 minutos, hasta que esté muy cremosa y suave. Agrega el azúcar y sigue batiendo hasta incorporarla bien.
  • Reduce la velocidad a baja, añade una taza de los ingredientes secos y luego la ralladura y el jugo de limón. Sigue añadiendo el resto de la harina y al final la leche. Raspa los lados del recipiente para incorporar toda la masa. Sigue batiendo hasta que este esponjosa y bien mezclada.
  • Vierte la mantequilla en el refractario y hornea durante 50 minutos, o hasta que el panqué esté esponjado, dorado encima y un palillo salga limpio y húmedo, no mojado.
  • Retira del horno. Deja enfriar y sirve. Dura, tapado, hasta por una semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.