Sopes

Blog

Sopes

La primera clase que di en el Instituto Cultural Mexicano tras dejar mi trabajo como analista política en Diálogo Interamericano fue el 18 de octubre del 2007.

Me acuerdo perfecto de la fecha, porque fue un día después del sexto cumpleaños de mi hijo Sami. Para entonces, llevaba como tres meses enseñándole a él y a sus hermanos, Alan, que tenía 8 años y Juju que tenía tan sólo 1 año, a hacer sopes.

Había estado muy nerviosa y preocupada con la idea de dar clases frente a un auditorio, ya que nunca había hablado en público. Así que en vez de contarles en las noches a mis hijos el cuento de un changuito que habíamos inventado con el nombre de Waba Waba, les empecé a dar clases de cocina para practicar. Se portaron tan lindos y pacientes conmigo y jugaron a como que hacían sopes todas esas noches…

Empecé las clases en el Instituto para intentar compartir mi amor por la cocina y la cultura mexicana. Para tratar de abrir una ventana amplia para que la gente aquí, al norte de la frontera, conociera más de su riqueza, diversidad y accesibilidad. Quería romper mitos de quiénes somos los mexicanos y qué comemos e invitar a los extranjeros a que hicieran uso de nuestros ingredientes, nuestras técnicas de cocina y nuestras recetas para enriquecer sus propios menús y cocinas.

Lo primerito que compartí en esas clases fueron los sopes. Miren, hasta encontré una foto de ese día, en donde junto con Rosa le estábamos enseñando a la gente a hacer sopes, ya fuera con molinillo, prensa de tortillas o con la mano…

pati y rosa

Bueno, y por qué escogí sopes? Para empezar, porque son uno de mis platillos favoritos. Amo los sopes. Pero también, porque me ayudaron a compartir muchos de los elementos cruciales de la cocina mexicana que quería resaltar…

Los sopes son parte de una categoría de platillos mexicanos que llamamos antojos o antojitos, Un antojo, es algo que te puedes comer a cualquier hora del día, y que puede ser un bocadillo para matar el hambre o dependiendo de cuantos comas, una comida entera.

Los sopes están hechos de masa de maíz, pieza crucial de la gastronomía mexicana que ha existido por miles de años. La masa está hecha de maíz nixtamalizado lo que hace que el maíz se convierta en mucho más nutritivo y versátil. No necesitas nixtamalizar tu propio maíz para hacer masa, hoy día ya se vende la masa harina en las tiendas, sólo necesitas mezclar con agua y listo, tienes masa.

Los sopes muestran que versátil y divertido es cocinar con masa de maíz. Aunque los sopes son parecidos a las tortillas, son más gorditos y tienen una orilla todo alrededor que permite rellenarlos, lo cual los convierte como en pequeños platitos comestibles.

Los sopes son tan fáciles de hacer. Diferente de las tortillas, alguien que está aprendiendo a cocinar con masa, no tiene que preocuparse de cómo usar un tortillero, del correcto grosor o de si las tortillas esponjan o no. Son mucho más perdonadores.

Los sopes también son muy accesibles: los puedes hacer con anticipación, puedes variar lo que les pones, los puedes preparar en unos minutos y los puedes decorar mucho o poco. Yo siempre les pongo una capa de frijolitos refritos, una salsa picosita y queso cotija, que me encanta porque es delicioso, saladito y se desmorna perfectamente.

Por si fuera poco, es súper divertido hacer sopes, ya sea solita, con amigos o con tus hijos…

Así que como ven, compartir los sopes me permitió demostrar tantas cosas: enseñar lo accesible, indulgente, divertido, rico, delicioso, nutritivo, rico y versátil que es la comida mexicana.

Puedes ver cómo preparo los sopes en este video también…

Hasta hoy día, con mucho orgullo, once años después de haber empezado a dar clases en el Instituto, soy su chef residente y sigo enseñando ahí. También, con mucho orgullo, sigo sirviendo sopes, cada vez que puedo.

Sopes

12 sopes aprox.
Pati Jinich
Author:Pati Jinich

Ingredientes

  • Para los sopes:
  • 2 tazas de masa para tortillas de maíz, como Maseca
  • 2 tazas de agua o, más si es necesario
  • Pizca de sal
  • Para servir:
  • 1 taza de frijoles refritos
  • 1/2 taza de cebolla blanca picada
  • 1/2 taza de queso Cotija o fresco desmenuzado
  • 1/2 taza de lechuga romana cortada en tiras delgadas
  • Salsa asada de tomate verde

Preparación

  • Calienta un comal o sartén a fuego medio hasta que esté muy caliente.
  • Para preparar los sopes: mezcla la masa harina y el agua, amasando con tus manos con un movimiento revolvente. Amasa durante unos minutos, hasta que la masa esté lisa y no tenga grumos. Si se siente muy seca, añade un poco más de agua.
  • Divide la masa en 12 bolas, cada una de 5 cm de diámetro. Forra una prensa para tortillas con plástico delgado, como el de las bolsas para frutas y verduras del súper mercado. Pon una bola de masa a la vez en la prensa, y cubre con otra capa de plástico. Presiona hacia abajo para hacer un disco delgado como un hot cake, de 1/2 cm de espesor, más grueso que una tortilla. También las puedes aplanar y formar con las manos. Repite con las 12 bolas de masa.
  • Mientras vas haciendo los sopes, ponlos en el comal o sartén caliente. Deja que se cocinen de 1 a 2 minutos de cada lado, hasta que estén opacas y con pecas, y se puedan voltear sin pegarse al comal.
  • Retira del comal y ponlos en una tabla. Usando una toalla de cocina para protegerte los dedos, crea una borda alrededor de cada sope apretando y pellizcando la orilla con tus dedos. Regresa los sopes al comal y deja que se cocinen durante 1 ó 2 minutos más por lado, hasta que estén totalmente cocidos.
  • Si los vas a servir el mismo día, los puedes mantener envueltos en una toalla limpia de cocina. Si no, envuélvelos en una toalla de cocina o de papel, y ponlos adentro de una bolsa de plástico, ciérrala bien y refrigera. Se mantendrán hasta por 3 días; luego ya se pondrán muy duros. Recalienta los sopes en un comal o sartén caliente durante un par de minutos antes de comerlos. También se pueden congelar durante meses.
  • Una vez que cocines y calientes los sopes, ponlos en un platón y añade una cucharada generosa de frijoles refritos, lechuga rallada, queso, cebolla picada y salsa asada de tomate verde. Puedes poner la salsa a un lado para que cada invitado le ponga la que quiera a sus sopes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.